CURSO BÁSICO DE COORDINACIÓN

INTRODUCCIÓN

En este vídeo explico el contenido del curso de coordinación básica, cómo se estructura y porqué. También propondré algunas ideas para sacar el máximo provecho de cada lección. 

Pero antes de eso me gustaría aportar una pequeñas nociones sobre el concepto de coordinación en la batería. Esta habilidad es necesaria para todo lo que tocamos, ya sean ritmos, breaks o solos. Pero cuando los bateristas hablamos de trabajar o estudiar coordinación solemos referirnos a la práctica de las habilidades necesarias para tocar ritmos o, como prefiero llamarlos, patrones

A lo largo de mi carrera como estudiante y profesor de batería he encontrado dos maneras de encarar el estudio de la coordinación. La primera consiste en tocar, una a una, todas las combinaciones posibles partiendo de una base o motivo concreto. Esta formula resulta muy completa y rigurosa. Por el contrario, consume mucho tiempo de estudio y no todas las combinaciones resultantes tienen porqué sonar bien o ser fácilmente aplicables en un contexto musical. Esta manera de estudiar coordinación está desarrollada dentro de este curso en la sección titulada coordinación integral

La segunda formula es la que se expone en esta sección. Consiste en practicar la coordinación mediante algunos ejemplos o patrones. En lugar de tocar todas las combinaciones posibles, solo practicamos un número concreto de las opciones que se consideran más comunes o habituales. Aunque esta formula de trabajo es menos rigurosa que la anterior, tiene una naturaleza práctica más inmediata ya que se toman como referencia los patrones más utilizados. De hecho, los de este bloque son, en su mayoría, los que encontramos en las canciones más populares de pop y rock. Cual de estas dos estrategias de estudio escoger depende de las circunstancias de cada persona. Si mi intención es estudiar el instrumento con profundidad y dispongo de tiempo para practicar, la primera opción es ideal. Si, por el contrario, mi intención es divertirme con la batería como afición y tocar con alguien lo antes posible, la segunda opción es más aconsejable para mi. No obstante, no son excluyentes ya que se puede comenzar practicando solo los patrones más comunes y, con el tiempo, acabar trabajando todas las combinaciones posibles para tener un control más profundo del instrumento y una libertad de expresión mucho mayor 

ESTRUCTURA Y CONTENIDO DEL CURSO DE COORDINACIÓN BÁSICA

El curso de coordinación básica se compone de varias lecciones divididas a su vez en partes. En total contiene casi cuarenta vídeos con sus correspondientes pdfs. 

La finalidad de cada lección es dominar una combinación de notas concreta en el charles. Obviamente, se pueden trabajar multitud de variaciones para el charles. Pero en este caso he escogido las que aparecen de forma recurrente en los repertorios habituales. 

En la siguiente imagen se muestran las combinaciones de charles que se estudian en cada lección: 

Compases subdivididos en corcheas y semicorcheas (par)

Compases subdivididos en corcheas de tresillo (impar)

Cada lección se divide a su vez en cinco partes donde encontramos combinaciones de caja y bombo que van aumentando en dificultad. 

  • En la primera parte encontramos diez patrones donde el bombo está en diferentes posiciones de corchea. El charles y la caja permanecen en la misma posición durante todos los ejercicios. 
  • En la segunda parte movemos también la caja a diferentes corcheas del compás. 
  • En la tercera parte trabajamos diez variaciones de semicorchea para el bombo. 
  • La cuarta parte es una extensión de la tercera. Muestra diez patrones más complejos pero de uso muy habitual. 

La quinta parte solo contiene seis patrones y plantea otras opciones más avanzadas. La intención de esta quinta parte es mostrar diferentes ideas menos convencionales y activar la imaginación del estudiante para que investigue por su cuenta. 

Procedimiento de estudio del curso de coordinación básica  

Al principio iremos aprendiendo a tocar cada patrón por separado. Lo primero es desarrollar la habilidad mecánica, o sea, los movimientos que hemos de hacer con brazos y piernas para colocar cada nota donde nos indica la partitura. En este primer estadio no debemos preocuparnos del tempo o el sonido, tan solo de que el patrón salga. Es fundamental ser paciente y tocar muy despacio para ir ordenando los movimientos correctamente.  

Una vez que ya tenemos nuestro patrón más o menos controlado  procedemos a repetirlo sin parar hasta conseguir tocarlo un buen número de veces sin fallar.  

Llegado este punto añadimos el metrónomo a una velocidad que nos resulte cómoda (no muy rápido, no muy lento) y tocamos nuestro patrón tratando de ajustar la notas a la cadencia del metrónomo. Después ya podemos cambiar el tempo para tocar el patrón a diferentes velocidades, desde muy lento a lo más rápido posible.  

Por último añadimos la voz contando en voz alta. La cuenta que empleemos puede variar pero un buen punto de partida es contar las corcheas del compás.

Estrategias de estudio

Suscríbete gratis y recibe toda la información de los Cursos de Batería en tu email